Chía, la semilla prodigiosa

Estas simientes se han puesto de moda por la cantidad de propiedades saludables que aportan: proteínas, fibra, calcio, Omega 3... Por eso, como símbolo de salud, GOYA las pone a disposición del consumidor en su formato más respetuoso con el medio ambiente

Quinoa, la reina de los superalimentos

Semillas de Chía

Ningún alimento puede sustituir por sí solo una dieta equilibrada. Sin embargo, hay alimentos y ‘alimentos’. Hoy el mercado ofrece hoy algunos que aportan más propiedades beneficiosas que otros al ser humano. Frutos, semillas, cereales… productos que parecen bendecidos por la naturaleza y que guardan en su interior un abanico inmenso de cualidades saludables. Uno de los que más se consume últimamente son las semillas de chía.

GOYA® se ha dado cuenta de esto y por eso pone al alcance de los consumidores una Chía Orgánica GOYA®. Si algo es bueno, mucho mejor si además es en formato ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Pero entonces, ¿qué tienen estas semillas para que se hayan hecho tan populares en tan poco tiempo? Pues lo primero es su fortaleza. Pocas veces la madre naturaleza ha concentrado en un espacio tan pequeño tantas virtudes.

Así, en 100 gramos de semillas de chía se pueden encontrar hasta un 20% de proteínas, un 33% de aceite, de los cuales el 64% son ácidos grasos omega 3 (fundamentales para el buen funcionamiento del sistema nervioso, el sistema inmunológico, con efectos antiinflamatorios, etc), un 42% en hidratos de carbono, y un alto contenido en fibra, calcio, hierro, niacina (B3), tiamina (B1) y riboflavina (B2). Además, su proteína es fácilmente digerible y su fibra es soluble. Muchos argumentos, pero no los únicos.

Se mire por donde se mire, la quinoa es un chollo gastronómico, además de un dechado de virtudes benéficas. Tiene un alto contenido en fibra, mayor aporte proteico respecto a los cereales y un bajo índice glucémico (por eso es ideal para personas con diabetes). Revierte el estreñimiento y supone un buen recurso para los deportistas por sus minerales, hidratos complejos y proteínas. Por si fuera poco, sus aplicaciones en cocina son casi infinitas.

Su consumo es recomendable tanto para niños y adolescentes como para adultos porque proporciona energía y aumenta la fuerza y resistencia. La combinación de la proteína completa, las vitaminas, los minerales y el equilibrio del azúcar en la sangre, trabajan juntos en pos de una energía constante. Además, para aquellos con problemas de peso, mantiene la sensación de saciedad durante horas y favorece el tránsito intestinal. ¿Más cosas?

Pues sí, porque además de todo esto no contiene gluten, lo que la hace apta para celíacos. Asimismo, es un buen complemento nutricional para los diabéticos, pues regula los niveles de azúcar en la sangre, retardando el proceso por el cual las enzimas digestivas descomponen los hidratos de carbono y los convierten en azúcar. De este modo, al equilibrar el azúcar en la sangre, se reduce el riesgo de diabetes tipo 2 y garantiza una energía durante todo el día.

Por si fuera poco, su uso en cocina admite mil posibilidades. Se pueden agregar a batidos, yogures, pasteles, panes... No añade sabor al plato. La Chía Orgánica GOYA® es un acompañamiento ideal para los cereales del desayuno o las ensaladas del mediodía. Sin duda, es un gran recurso para los vegetarianos y para todos aquellos que deseen llevar una alimentación más sana. Y siempre sin olvidar que ¡Si es GOYA tiene que ser bueno!

Receta: Pudin de Chía

¿Buscas una receta deliciosa y fácil de preparar? Prueba con un pudin de chía. Saludable, rico y listo en tres pasos, además, lo puedes preparar el día anterior. La Chía Orgánica GOYA® se mezcla con leche de almendras y se endulza con miel y vainilla. El líquido se adsorbe haciendo que las semillas crezcan y espesen en el refrigerador, hasta conseguir la consistencia necesaria. Se acompaña con fruta fresca y granola.

PARA 6 porciones
Tiempo DE PREPARACIÓN: 5 minutos.
Tiempo total; 4 horas, o toda la noche

Ingredientes

Instrucciones

1. Mezcle la leche de almendras, la chía orgánica, la avena instantánea, el extracto de vainilla y la miel. Revuelva hasta que todo se mezcle completamente.

2. Cubra y coloque en el refrigerador. Deje refrigerando hasta que todo se compacte, aproximadamente 4 horas o toda la noche.

3. Para servir, divida equitativamente en recipientes y acompañe con fruta fresca o granola.

Más información en: www.goya.es