La llegada de Sus Majestades

Una fiesta de Interés Turístico Nacional y declarada Bien Inmaterial de Interés Cultural, que reúne cada año a cientos de visitantes que quieren vivir en directo el mensaje y la emoción de esta centenaria cabalgata.

Es, sin lugar a dudas, una de las Cabalgatas de Reyes Magos más antiguas de cuantas se celebran en España y, posiblemente, en el mundo.

El inicio de las representaciones del Betlem de Tirisiti marca la llegada de la Navidad alcoyana. El Betlem, declarado Bien de Interés Cultural, constituye una de las ofertas más atractivas y originales de nuestro periodo navideño. Sus representaciones han conservado el sabor popular de su argumento incorporando escenas que mezclan aspectos costumbristas del Alcoy de antaño.

Las “Pastoretes” es otra peculiaridad de la Navidad Alcoyana. Se trata de una cabalgata infantil en la que un numeroso grupo de niños y niñas, vestidos con la indumentaria de pastores, desfilan sobre carros engalanados y en grupos de baile, repartiendo caramelos y aleluyas.

El “Pregó del Tío Piam”, acto recuperado en 1996, en el que este personaje popular proclama la llegada del Embajador Real.El Bando Real es un acto muy singular, preludio de la Cabalgata de los Reyes Magos, que se celebra desde el año 1924.

En la lejanía de la Serra de Mariola se entrevé la luz cálida de las hogueras del campamento que espera la llegada de Sus Majestades y que podrá ser visitado la mañana siguiente. Al anochecer del día 5, sobre las seis de la tarde y desde el Camí, los Reyes de Oriente hacen su entrada solemne en la ciudad montados sobre sus camellos. El desfile incorpora músicos, antorcheros, pastorcillos y unos pajes que suben por largas escaleras para acceder a los balcones de las casas y entregar los regalos a los niños. El orden de la Cabalgata también es singular en Alcoy, el rey Baltasar, conocido como “el Rei Negre”, desfila en el centro de la comitiva, entre los otros dos monarcas. La Cabalgata, desborda ilusión y la magia se apodera de todos y cada uno de los rincones de Alcoy.

La víspera del sorteo de la Lotería de Navidad, la tradicional “Cena del Pobre” reúne a familias y grupos de amigos en un ritual propicio para augurar la suerte en este sorteo navideño. Del mismo modo existe una colección de sellos navideños que ilustran la Cabalgata de los Reyes Magos, así como de cupones de la ONCE.

La Navidad alcoyana es también notable por sus dulces. Sus famosas peladillas, torrats y pinyonets, nueces azucaradas, pasteles de carne, de gloria, de crema, brazos de gitano y turrones.

Si su estancia no coincide con estas fechas, le invitamos a visitar el Casal de Nadal, un espacio donde revivir el mágico espectáculo de la Navidad, ubicado en la antigua capilla de la Virgen de los Desamparados.

Visite www.alcoyturismo.com