• 21 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

Una historia de los 80

La Esfera de los Libros publica 'Avión Club', una crónica novelada sobre una historia de ficción ambientada en el mítico local de la mano del autor de '333 Historias de la Transición'.

El Avión Club fue uno de los locales más singulares de la época de la movida. Por él pasó media España, gentes muy diversas que cantaban al son que tocaba César, un pianista sacado de una película o un blues, pero que, a diferencia de los pianistas de los blues y la películas, sonreía todo el rato, sin el menor atisbo de melancolía. Al Avión Club no se iba a figurar ni a hacer tertulias. Se iba a vivir.

En esta novela, Carlos Santos rememora aquellos años, aquel bar, aquellas gentes, la música que les acompañaba, el humo que lo rodeaba todo con su neblina…, y compone un maravilloso relato lleno de vivencias ochenteras, incluidas sexuales y políticas, en el que cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia.
 
El periodista y autor del exitoso 333 historias de la Transición, del que La Esfera publicó cuatro ediciones, cree que la Transición no se hizo en los despachos, sino en «los bares, las calles, los talleres, las camas y los altares» y que no fue solo un proceso político sino, sobre todo, cultural, sentimental y social. Con Avión Club viaja a la década siguiente. «Es una crónica novelada de los años 80, desde una perspectiva ajena a los tópicos habituales pero aportando las claves que permiten conocer y entender ese periodo, el primero en que los españoles disfrutan de la libertad tras una larga dictadura», dice Santos.
 
«Es una obra de ficción construida con elementos sacados directamente de la realidad y las dosis justas de ficción para ensamblar esos elementos. Está ambientada en un local que existió realmente –Avión Club, el último café cantante de Madrid y concurrido bar de copas desde la Transición hasta su cierre, en 1994– por el que en esos años pasa una muestra muy significativa de la España real, lo que hoy llamaríamos una clientela “transversal”», señala el autor que puntualiza que «los alegres años 80 no se dejan meter así como así en el corsé de un ensayo; el formato novela permite reconstruir mejor la atmósfera de ese periodo y dar su sitio a esas emociones, que van desde el sexo hasta la política, pasando constantemente por la música, y que son las verdaderas protagonistas del relato».