• 25 millones

    de seguidores diarios

  • Líder de Prensa

    digital en España

  • Una amplia gama

    en revistas líderes en su segmento

Noticias

El cambio que afrontará el empleo tras la pandemia

EXPANSIÓN aborda la crisis sanitaria que ha acelerado tendencias que revolucionan la forma de concebir el propio trabajo y la estructura de las organizaciones.

La pandemia no sólo ha provocado una enorme crisis sanitaria, sino que también ha tenido un profundo impacto sobre la economía y el empleo cuyas consecuencias aún no pueden delimitarse con claridad. Ahora, la senda de la recuperación debería marcar un punto de inflexión que pueda traducirse en una completa transformación del mercado laboral. Así se resaltó en el encuentro Los empleos del futuro y el futuro del empleo en España, que organizaron EXPANSIÓN y ManpowerGroup en colaboración con la Cámara de Comercio de España y el Fondo Social Europeo.

El Gobierno quiere asumir un papel protagonista en el impulso de estos cambios. “El Plan de Recuperación contribuirá a abordar una profunda transformación de nuestro modelo productivo”, señaló Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, durante la apertura de la jornada. Desde el Ejecutivo, prevén que esta estrategia contribuya a la creación de más de 800.000 nuevos puestos de trabajo en España. La adaptación de la formación profesional a las nuevas demandas del mercado, la reducción del desempleo juvenil, la formación en competencias digitales de la población y la modernización de las políticas activas de empleo destacan entre las prioridades fijadas por el Gobierno para alcanzar este objetivo.

Colaboración
Maroto subrayó que el plan apuesta por la educación, la formación y el desarrollo de capacidades como un pilar para la creación de empleo de calidad y la mejora de la productividad. Además, afirmó que “necesitamos reforzar la colaboración público-privada: el diálogo social será clave para la recuperación”. La ministra trasladó “el compromiso del Gobierno de mantener el tiempo que sea necesario, mientras se reactivan todos los sectores económicos, la red de seguridad para proteger el empleo durante la pandemia”.

“En torno al 80% de los empleos que se crearán en los próximos tres años tendrán cualificaciones medias y altas. El desarrollo del talento será un factor crítico”, manifestó Raúl Grijalba, presidente de ManpowerGroup España, Portugal, Grecia e Israel. La digitalización y la transición ecológica copan la mayor parte de las inversiones contenidas en los planes de recuperación, algo que condicionará en gran medida el tipo de talento demandado por las compañías. Grijalba recalcó que “tenemos retos importantes por delante: la transformación sectorial debe combinarse con la transformación digital, la transición ecológica y un gran cambio en las habilidades profesionales de millones de personas”.

En este contexto, cada vez más empresas ponen en marcha iniciativas para actualizar las competencias de sus empleados. “Tenemos el objetivo de impulsar que nuestros profesionales tengan una serie de habilidades digitales y técnicas, pero también son muy importantes las habilidades sociales y humanas como las ganas de aprender, la empatía y el trabajo en equipo”, explicó Dante Cacciatore, director de cultura, talento y digitalización de Telefónica. La combinación de estas capacidades permite asegurar la empleabilidad de las personas. Cacciatore incidió en que “la formación es responsabilidad de la empresa, pero el aprendizaje es responsabilidad de la persona”.

Aunque las soft skills son importantes, “el tiempo de rotación y de caducidad se ha acelerado de forma exponencial y necesitamos personas que, aunque tengan un trasfondo técnico, estén en constante aprendizaje: hoy es fundamental mantenerse actualizado”, comentó Isaac Cantalejo, líder del área de talento y transformación de IBM España, Portugal, Grecia e Israel. En cuanto al desarrollo de estas habilidades en España frente a otros países, Cantalejo destacó que “muchas compañías españolas están llevando a cabo proyectos innovadores de transformación y construcción de capacidades que son referencia a nivel internacional”.

Aspectos como la colaboración, la creatividad aplicada a innovación y el pensamiento crítico son cruciales en el mundo digital. “Nos dirigimos hacia un mundo más complejo que nunca, que requerirá competencias específicas, y eso hace que sea más difícil sincronizar el talento con lo que necesitan las compañías”, dijo María José Martín, directora general de la oficina NextGen de ManpowerGroup. Sobre el impacto de los fondos europeos, la experta comentó que “dentro de cada proyecto estratégico debe incluirse un plan de capacitación sectorial que guíe a los profesionales que quieran reinventarse y trabajar en determinado sector”.

En este sentido, Joaquín Nieto, director de la Oficina de la OIT para España, indicó que “es necesario invertir en las personas para acompañarlas en este proceso de transición, y también en las instituciones del trabajo”. En un momento que puede ser trascendental en clave de futuro, Nieto advirtió que “España se encuentra ante una oportunidad irrepetible de resolver algunas de sus debilidades estructurales como el empleo y ayudar a muchos territorios que se quedaron atrás en la última transformación. El gran desafío es avanzar hacia una economía más diversificada”.

Por último, José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España, hizo hincapié en que “todos estamos obligados a reinventarnos y debemos hacer un esfuerzo en el ámbito de la formación y el talento de las personas, y también en materia de transformación digital”. Bonet concluyó que “los recursos necesarios para conseguir la transformación del país llegarán desde Europa, pero debe existir colaboración público-privada para que esto sea posible”.​